HERENCIAS.

Tras el fallecimiento de una persona, sus herederos se enfrentan a una serie de trámites, cuyo fin es valorar y repartir la herencia. La forma de actuar es diferente según exista o no un testamento.Los trámites para repartir la herencia son diferentes si el fallecido había hecho testamento. ¿No sabe si había testamento? Puede saberlo solicitando un Certificado de Últimas Voluntades.

TESTAMENTOS.

Si hay testamento, el registro les informará de cuándo se otorgó y ante que notario: los herederos deberán dirigirse a este profesional para obtener una copia. Después, será preciso proceder a la partición de la herencia siguiendo las últimas voluntades del difunto... y respetando lo que establecen las normas respecto a las herencias legítimas, pues hay una serie de personas que son herederos forzosos, que sólo pueden ser desheredados por motivos muy graves y justificados.

Si no hay testamento, el reparto de los bienes del fallecido se hace según la ley, siguiendo el orden establecido. Si no hay familiares, la herencia pasa al Estado.